Hasta las 2:00 de la tarde, los centros de votación lucían vacíos. En los puntos rojos, las cifras de registro y escaneo del carnet de la patria distaba de las metas planteadas y mucho más de la población electoral de cada uno de los centros.