Maduro tuvo un retroceso de 96.075 votos con respecto a las elecciones de 2013, cuyas condiciones fueron totalmente diferentes a las de este domingo, tildadas de ilegales y desconocidas por la coalición opositora y varios países del mundo.