Santos le insiste a Maduro en que permita ayuda humanitaria.

Las partes se sientan de nuevo a la mesa luego de un receso marcado por nuevas provocaciones oficialistas, desacuerdos internos dentro de la MUD y la persistencia del gobierno en un modelo que atiza el conflicto político y social, que incluso mereció la crítica de Chile y México como mediadores.

Los 44 reos de la dictadura desconocen cuáles son los pormenores jurídicos bajo los cuales están ahora en la calle. Todavía quedan 216 presos políticos de la dictadura.

La constituyente recomendó la liberación de más de 80 personas que han sido acusadas y detenidas de forma arbitraria en el ciclo de protesta abril-julio de este año. Delcy Rodríguez, presidente del órgano, indicó que estas acciones se realizan con el objetivo de que “entendamos los venezolanos que a través de la unidad y la unión nacional podremos hacer posible el legado de nuestros libertadores”. El fiscal designado por la ANC, Tarek William Saab, corroboró la información, aunque habló de 69 personas.

Este martes quedó signado como uno de las fechas importantes de la historia de la Mesa de la Unidad Democrática. No por un triunfo electoral o por la designación de nuevas autoridades, sino por el crack que supuso la ventilación descarnada de las diferencias a raíz de la juramentación de cuatro gobernadores de Acción Democrática ante la ilegítima Asamblea Constituyente. A la oposición le urge ahora una revisión más diáfana que mediática y un reimpulso, aunque suponga ello la clausura de la alianza de partidos.

Nicolás Maduro instauró la figura de los ‘protectores’ en los estados de los gobernadores opositores, incluyendo los que se juramentaron en la constituyente.

Hacía tiempo que en la oposición no se alcanzaba tal acuerdo como el que hubo este lunes para rechazar que los gobernadores recién electos de Táchira, Mérida, Anzoátegui y Nueva Esparta, embalados con el sello blanco de Acción Democrática, prestaran juramento ante la ilegitimidad de la Asamblea Constituyente, con Delcy Rodríguez al frente. Resaltó entre el tejemaneje la postura de Juan Pablo Guanipa (Zulia), quien por ‘coherencia y dignidad’ no sucumbió ante la carnada.

A pesar de que no está en la Constitución, a pesar de haber renegado inicialmente de ir, los gobernadores electos opositores abrieron la ventana a la posibilidad de doblegarse a la voluntad dictatorial del régimen chavista. En claro irrespeto a la voluntad de sus regiones, la presión del régimen ha impedido que asuman sus cargos, pero los cinco gobernantes creen que con su sumisión lograrán el reconocimiento de Maduro.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, en un tono habitual, negó las denuncias, basadas en las arbitrariedades contra las protestas entre abril y julio, y las catalogó como una campaña internacional contra Venezuela.

La presidenta de la fraudulenta ANC advirtió que para frenar la “guerra sicológica” que ha enfrentado la dictadura, regulará las redes sociales: es decir, más censura.

Página 1 de 9