Lunes, 18 Diciembre 2017 00:00

Temores al modelo venezolano refuerzan avances de la derecha en América Latina

 
Valora este artículo
(1 Voto)
El apoyo del pinochetismo fue importante para asegurar el triunfo del candidato derechista Sebastián Piñera en Chile El apoyo del pinochetismo fue importante para asegurar el triunfo del candidato derechista Sebastián Piñera en Chile Foto @sebastianpinera
 

Escenarios en 2018

LULALas elecciones presidenciales de octubre en Brasil podrían suponer el regreso de Luiz Inácio Lula da Silva, siempre que no acabe antes en prisión en los juicios por corrupción abiertos en su contra | Foto @folha

RaUl2018 podría traer un cambio histórico para Cuba. Raúl Castro tiene previsto retirarse en febrero. Hay una gran expectación para saber quién sucederá al hermano de Fidel Castro | Foto www.translatingcuba.com
 MADUROLa situación se complicó aún más en Venezuela este año. En 2018 deberían celebrarse las elecciones presidenciales, las cuales el oficialismo baraja adelantar para aprovechar el impulso que obtuvo con la victoria en las regionales | Foto @PresidencialVen

SANTOSEl sucesor de Juan Manuel Santos en Colombia se decidirá en los comicios de mayo. Santos no puede volver a presentarse y la duda es si gobernará un político favorable al proceso de paz o alguien que apueste por combatir a las guerrillas

 

Lima.- El triunfo de Sebastián Piñera en las elecciones del domingo en Chile es un nuevo éxito para la derecha latinoamericana, que en los últimos tiempos ha neutralizado el avance izquierdista que se vislumbró en las dos décadas pasadas.

Piñera superó por nueve puntos al candidato del progresismo oficialista, Alejandro Guillier, amplitud que no esperaban siquiera sus más fervientes partidarios.

En contraste, otro supuesto éxito conservador, la reelección en Honduras de Juan Orlando Hernández, oficializada el domingo, deja dudas, al punto que la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA) planteó nuevos comicios por posibles trampas contra el izquierdista Salvador Nasralla.

La derecha ya recuperó el poder en Argentina con Mauricio Macri mediante las urnas y en Brasil con el cuestionado proceso que desalojó a Dilma Rousseff para colocar a Michel Temer, quien se afianzó pese a múltiples sospechas de corrupción.

En otros países grandes del subcontinente, México y Colombia, las fuerzas que van del centro a la derecha han estado sólidas, y solo en Venezuela se entroniza la izquierda inspirada en Hugo Chávez, aunque en medio de una grave crisis económica y de múltiples cuestionamientos a su manera de ver la democracia.

Procesos complejos se dan en el Perú, donde el derechista Pedro Pablo Kuczynski sucedió a Ollanta Humala pero quedó a merced de fuerzas situadas aún más a la diestra que ahora quieren destituirlo, y en Ecuador, donde la Revolución Ciudadana del izquierdista Rafael Correa perdió impulso por decisión de quien fue elegido para continuarla, Lenín Moreno.

Los comicios de Chile y Honduras cerraron un año electoral que antecede a otro también intenso, en el que se elegirán nuevos gobiernos en Colombia, Costa Rica, México, Paraguay y Venezuela.

Aunque es temprano para pronósticos, la hegemonía derechista en México podría ser amenazada por Andrés López Obrador y la de Colombia por la irrupción de Sergio Fajardo, centrista al que apoyan los mayores partidos de centroizquierda e izquierda.

Costa Rica siempre se mueve en la moderación, en Paraguay no parece haber sombras para las derechas y en Venezuela se ve casi utópico vencer a un Nicolás Maduro que controla los resortes.

Las prácticas de Maduro también se denuncian en otros gobiernos de izquierda, como el de Nicaragua, donde se entronizó el caudillismo de Daniel Ortega, y el de Bolivia, donde se debaten maniobras para que Evo Morales siga más allá de 2019.

Un caso que preocupa a los defensores de la democracia es Brasil, el gigante del vecindario, por el crecimiento del candidato Joao Bolsonaro y su ultraconservadurismo populista descarnado. El quizás único capaz de frenarlo, el ex presidente socialista Luiz Inácio Lula Da Silva, está en veremos por líos judiciales.

Otro cambio de gobierno próximo será en Cuba, donde Raúl Castro ha prometido que se irá en febrero, aunque las particularidades del régimen comunista implican otro tipo de elección, sin opción alguna para los opositores.

Los procesos se dan en momentos en que según sondeos como el de la organización Latinobarómetro, la satisfacción con la democracia está en declive, algo que en 2016 fue especialmente notable en Brasil, Chile, Uruguay, Nicaragua o El Salvador.

El fracaso de diversos modelos para mejorar las economías, superar las inequidades y generar un crecimiento sostenible y con alcance para todos se suma a la corrupción, cáncer que no respeta ideologías, para crear situaciones que pueden llevar a salidas desesperadas como la de Bolsonaro. 

Visto 2541 veces Modificado por última vez en Viernes, 22 Diciembre 2017 08:22